8.13.2006

AYUDA DESINTERESADA

Hoy me han contado una historia muy interesante y descriptiva. Ha sido una buena amiga con la que he pasado la tarde de este domingo de agosto tumbado en el cesped de El Retiro. Esto me contó:
"Hace años fuí a pasar la Semana Santa a San Sebastián. Un día se me ocurrió ir a San Juán de Luz para conocerlo. Allí coincidí con unos chicos y decidimos ir a pasar la mañana a la playa. En un momento dado uno de ellos dijo ¿quién se baña? Yo voy, contesté sin dudarlo, así que nos fuimos a nadar los dos. Era un día soleado, soplaba algo de viento, pero la mar parecía tranquila. Cuando nos habíamos alejado algo, notamos que había una fuerte corriente que no nos permitía acercarnos a la playa. Pasé los peores momentos de mi vida", me contaba mi amiga. "Yo me agarraba al cuello de mi amigo y él hacía lo mismo conmigo. Estuve segura de que nos ahogaríamos. Intentábamos gritar y agitar los brazos para ver si el resto del grupo, que estaba en la playa nos veía y nos ayudaba, pero nada de nada. Al cabo de un rato, que a mí me pareció infinito, vimos a un windsurfista. Iba perfectamente ataviado con su traje de neopreno negro. Empezamos a gritar todo lo que podíamos y por fin él nos vió. Se acercó con su tabla y mi amigo y yo nos tumbamos sobre ella cada uno en un extremo, casi desmayados. Así nos acercó a la playa. Cuando quisimos darle las gracias él se había ido sin pedir nada a cambio por habernos salvado la vida. Yo creo que no era un windsurfista sino un angel que pasaba por allí." Hizo una pausa larga, ella recordaba su experiencia con miedo, supongo que lo debió pasar muy mal. Finalmente me dijo: "Así es la calle, te devora, te engancha, te traga y te mata. La única manera de salir de ella es encontrarte a un windsurfista desinteresado o a un angel que decida ayudarte sin pedir nada a cambio, nadie más te va a ayudar."
No sé si la visión que tiene mi amiga de la realidad en la que nos movemos es totalmente correcta, pero lo que sí puedo atestiguar es que está muy extendida entre los habitantes de la calle.