8.08.2006

LOS LIMPIA-CRISTALES

Hoy un amigo me ha dado un panfleto recogido de un parabrisas de un coche - había muchos - en la Plaza de España. Me parece cuando menos curioso. (copia literal)
"Muy Sr. Discreto:
A mi parecer los limpia-cristales son gente sucia que te limpian el cristal del coche más rápido de que te enteres. Después ponen la mano. Y si no hay propina recibes un grato recuerdo de la situación de la situación referida. Es bastante incómodo que una vez te tenga que frenar el coche ver la cara de "paleto" rumano. En fin que tienes que rascarte el bolsillo si no quieres problemas. Con su escobilla antigrasa te pasa el palo con absorbente, eso antes de dispersarte láseres con agua. Agradeces enormemente no ser salpicado y tener todo bajo ruedas. Y eso que estaba limpio el cristal. El coche con garantía y el rodaje hecho.
Bueno, yo no veo que puñetas hacen esa gente limpiando cristales. Una mujer de dieciocho años me contó que en su país no tienen seguridad social, y que cuando se ponen enfermos tienen que pagar. La chica quedó embarazada. Vino en cuanto pudo. Y parió un español. Entonces resulta que vive sola. Y su marido de juerga. Y paga 600€ todos los meses para que no le roben el dinero que guarda en su casa.
Me da verguenza que estos señores políticos vivan en sus fantasías de riqueza inmobiliaria sin dar solución de un albergue para esta gente, donde poder ser educados, bañados, alimentados, que aprendan el maravilloso arte del diálogo de nuestra lengua y no el sucio en el insulto de la calle, y una oportunidad de trabajo que les permita conquistar su independencia frente al abuso.
Al menos así pudiéramos conocer la situación de penuria en que vivieron, cuando podamos escucharlos, y no ser contaminados con nuevas hazañas militares en nuestro propio pais de ejecuciones improvisadas."
(De todas formas, si no existe tal albergue.....¿cómo podemos negarles el derecho a trabajar para vivir?)
Para saber más sobre mí, consulta: www.tristras.org
¡Ahhh!, y si me das una propina yo te regalo una especie de romance. Estos tiempos tampoco son buenos para los escritores.