8.23.2006

"....para lo que me tutelan."

Por fín mi buen amigo Gabriel me ha escrito un texto. Para los que no le conozcan y no hayan leido otros artículos de esta bitácora donde se le cita, Gabriel es un compañero de peregrinaje por la calle. Tiene 63 años, cinco dientes en la boca y tres de ellos dando ya pasos de baile. Paso los dos últimos años durmiendo en el pórtico de una iglesia cerca del rio Manzanares. Ahora, una amiga le ha dejado un estudio, 23 m2, y su vida ha cambiado. Últimamente está muy cabreado con la vida.

"He leido en la prensa que al fallecer una señora en soledad, encontraron en su piso variedad de objetos y deshechos de todo género, deduciendo del susodicho hecho que padecía una variedad de la enfermedad Síndrome de Diógenes.
Otra fallecida en las mismas circunstancias coleccionaba gatos y perros, otra variedad del síndrome, síntomas de "hoarding"; un trastorno obsesivo compulsivo que, entre otras cosas, conduce a la acumulación de animales en casa, alimentandoles debidamente y dandoles techo, sin más ánimo de lucro.
Ambas noticias por su similitud me hacen pensar en el indigente Diógenes y en las variedades que existen de la enfermedad a la que él da nombre, y puestos a pensar, porqué no, salvando naturalmente las distancias, la colección de indigentes que originan las llamadas organizaciones sin ánimo de lucro que, por cada uno que logran captar reciben subvenciones de ayuntamientos, comunidades, autonomías, traduciendose en cifras millonarias que no precisamente revierten en la indigencia, que, a fin y a la postre, son los verdaderos protagonistas y destinatarios de las mismas, y que sin su existencia no se habrían creado esas insuficientes organizaciones que al no ser gubernamentales son tuteladas por el Gobierno; y hablando del Gobierno, mejor dejarlo......... por que para lo que me tutelan....."