7.06.2006

"No entiendo........."

No entiendo por qué hoy mi amigo “el hobbit” tiene que irse del albergue. Tiene 64 años y cumple 65 en agosto. Está dado de baja por una hernia. Hoy intentará buscarse la vida en “San Isidro” o en “Café y Calor” y si no lo consigue dormirá en la calle. No acepto ninguna explicación.
No entiendo por qué mi amigo “Pablo Iglesias”, especialista en artes gráficas, -¿donde están los auténticos socialistas?- 63 años, en tratamiento por una bronconeumonía y esperando la certificación de invalidez fue expulsado del albergue (cerrado por vacaciones) hace quince días. Lleva 10 días durmiendo en la calle, con otros cinco amigos, a los que también echaron. Duermen cerca de La Puerta de Toledo. Parece que en esa zona molestamos menos.
No entiendo por qué mi amigo Gabriel, 63 años, cinco dientes en la boca, tres de ellos dando ya pasos de baile, ha tenido que pasar los dos últimos años durmiendo en el pórtico de una iglesia a la orilla del rio Manzanares. “Había días de 10º bajo cero. Era la hostia” declara el buén Gabriel. Ahora una amiga, no los servicios sociales de la sra. Botella, le ha dejado un estudio de 20 mtrs. Es un hombre nuevo.
No entiendo por qué el concejal Calvo miente cuando dice que existen recursos sociales suficientes para nosotros.
No entiendo por qué nos desprecia tanto a los “mendigos y prostitutas”. Somos solo seres humanos con problemas sr. Calvo. Pero hay soluciones para nosotros.
No entiendo por qué, de los ya escasos recursos, hay que cerrar en verano “Mayorales”, “el Padre Enrique”, etc., etc.
No entiendo por qué, mientras tanto, la concejal de Asuntos Sociales se gasta el dinero en alquilar un edificio, para su Concejalía, en la calle Lista, “la milla de oro” de Madrid, al lado de “Louis Vuitton”, “Hermes”, y demás grandes marcas. No sería mejor mantener abiertos los albergues.
No entiendo por qué en verano, además, cierran por vacaciones dos de los que permanecen abiertos, San Martín de Porres en julio y San Juán de Dios en agosto.
No entiendo como se puede ser tan cínico de decir que el problema se soluciona con “otro” centro de día. ¿Y por la noche donde duermen? ¿Quién les ayuda a salir de sus politoxicomanías o de sus problemas mentales? Creé usted modernos centros de dexintoxicación. No se quite los problemas subcontratando, como siempre.
No entiendo que hacen las más de 100 asociaciones, fundaciones, ong´s, etc. que hay en Madrid y teóricamente se dedican a ayudarnos. ¿Cuánto dinero mueven? ¿Cómo se van a rebelar si la mayoría de sus presupuestos se nutren del Ayuntamiento y la Comunidad?
No entiendo que hacen los teoricamente más de 100.000 voluntarios que dicen que hay en España. ¿Por qué no se rebelan? Y ¿los más de 42.000 Trabajadores Sociales? (cifra de su Colegio). ¿Harán algo?
No entiendo donde están ahora los "grandes intelectuales" de la cultura que tanto se manifestaron por sus "guerras", subvenciones y derechos de autor. La lucha por los derechos individuales de los parias de Madrid no debe "vender" bastante. Ya dijo Bakunin "tener mucho cuidado con la "burocracia roja". Es bueno leer de vez en cuando, sobre todo si se es un "intelectual".
No entiendo donde están ahora los líderes de la Iglesia Católica. Jesús defendió a los desheredados de la tierra. No debería extrañarme, porque también callaron con las "limpiezas" de Hitler y de los "fascimos".
No entiendo por qué nunca nos escuchan a nosotros. Siempre toman las decisiones sin oirnos. Eso sí, en sus códigos nos denominan “clientes/usuarios”. Fascinante, ¿verdad? Pero “el cliente” ¿no tenía siempre la razón? Escuchen a sus “clientes” alguna vez, que algo sabemos de nuestros problemas.
No entiendo nada. He dejado de intentar entender. Abandono.

P.S. He recibido por correo la siguiente noticia. http://www.canalsolidario.org/web/noticias/noticia/?id_noticia=7845
Lo agradezco sinceramente. Un poco de sensatez y algo de luz.

7.05.2006

Circuitos financieros "below the line".

CIRCUITOS FINANCIEROS “BELOW THE LINE”



Cuando uno pertenece al conjunto de los ciudadanos considerados “normales” de la sociedad, piensa que los indigentes sobreviven pidiendo limosna por las calles, iglesias, supermercados, etc. Y comiendo de las sobras de los cubos de basura o de los comedores de caridad de las “monjitas”.
Pues bien, ese análisis no se corresponde exactamente con la realidad.
En la práctica, los "limosneros", que no son “indigentes”, suelen tener su vida organizada. La inmensa mayoría de los que piden limosna en la puerta de las iglesias (no así los de los supermercados, farmacias y demás centros comerciales), tienen una casa donde vivir (a veces pagada por los religiosos de su iglesia), suelen tener una paga, bien una pensión o paga por algún tipo de invalidez, etc., etc... !Incluso a veces subcontratan el puesto¡ Así que, estos, quizás son los menos necesitados. De hecho algunos de los conocidos limosneros de Sol, Gran Vía y zonas adyacentes, que exhiben en público sus amputaciones y malformaciones, perciben pagas de minusvalías superiores a los 800e. Por supuesto además tienen casa, es decir viven sin grandes problemas.
A todos estos, limosneros y minusválidos no se les puede aplicar con propiedad el calificativo de indigentes.
Los auténticos indigentes gozan de unas fuentes de financiación diferentes y en muchos casos sorprendentes. Si bien como en todos los mercados, tratan de mantenerlas en secreto, ya que también aquí la información es poder.
Para sorpresa de la mayoría de la población, anticiparé, que un indigente bien organizado, puede recaudar mensualmente una cantidad variable entre 300 y 600e sin tener que declarar a Hacienda.
Empezaré por describir "los circuitos financieros opacos", posteriormente el "mercado de materias primas y bonos basura", para finalmente dedicar una especial atención a la "financiación pública".


CIRCUITOS FINANCIEROS OPACOS

Ocho de la mañana de un sábado cualquiera, por ejemplo
del mes de febrero. Hace un día de perros, cae aguanieve y sopla un viento gélido. Sabina y yo hemos terminado de desayunar en "el Parador" y nos disponemos a salir para hacer nuestra ruta habitual. De improviso se me acerca Inocente, mi compañero de cuarto en el Parador. "Pedro os puedo acompañar hoy. No tengo nada que hacer y me he gastado el poco dinero que tenía, dando vueltas por Madrid todos estos días, sin saber que hacer."
Inocent Sunday, es un hombre negro, con cara de hucha del Domund, de las antiguas, siempre sonriente, espléndidamente esférico, que lleva una semana en el Parador. Llega de la cárcel, donde a estado los últimos siete años, por algún problemilla con las drogas, por supuesto no por su culpa. Habla un perfecto español y domina el inglés, lengua que utilizamos entre los dos cuando queremos que no se entere nadie de lo que hablamos.
Inocente no ha querido recurrir a sus viejas amistades, tratando de rehacer su vida y volver a su antigua profesión, cocinero. Lo fue en algunos hoteles de lujo de Madrid, según me contó, y antes, recién llegado a España, hizo un curso de cocina en una de las mejores escuelas de ello en Madrid.
Al no tener nada que hacer se ha gastado su escaso dinero, día a día, andando por las calles y tomándose refrescos de limón en los bares.
Sabina y yo nos miramos, él no mueve un músculo de la cara, y yo le digo "vale vente pero esto queda entre nosotros". "Muchas gracias amigo" dice él.
Así hoy salimos tres desde el Parador para ir a una estación de metro donde colarnos.
Sabina va todo el viaje callado. "¿que te pasa, es por Inocente?" le pregunto. "No, es que sigo jodido, me duelen muchísimo las piernas, y con el frío que hace, hoy lo voy a llevar mal."
Por fin, después de 45' con un trasbordo incluido llegamos a nuestro destino. Una estación de la zona del barrio de Chamartín. "Tiene cojones el frío que hace" dice Sabina cuando salimos. Inocente asiente con su permanente sonrisa. Yo abro un paraguas rojo, conseguido en un ropero, que por lo menos algo de agua me quita. Después de un pequeño paseo llegamos por fin a nuestro destino.

Continuará………………